miércoles, 6 de mayo de 2009

Papel del presidio político cubano en la lucha actual.

Artemisa, La Habana, 24 de marzo de 2009.

Partido, Acción Concertadora Democrática.

Gerardo Páez Díaz: Presidente.
C: de identidad. 74050404484


DIRECCION: Calle 7 # 4805 / 48 y 50, Artemisa, La Habana, Cuba.

Tema 2: Papel del presidio político cubano en la lucha actual.


Quisiera antes de comenzar mi ponencia agradecer a todos los hermanos que de una manera u otra hicieron posible este congreso y que mediante el mismo nos ofrecieron la oportunidad de participar, para de una manera sencilla poder exponer los criterios u opiniones que tenemos o que hemos recogidos de otros hermanos de nuestro pueblo que al igual que nosotros desean la libertad y la justicia para todos los cubanos. A todos llegue nuestros saludos, respeto y admiración.

Estimados hermanos del exilio político y del exilio todo, quisiera desde mi modesta posición darles mi criterio acerca de lo que pienso con respecto a cual debe ser el papel del presidio político cubano en la lucha actual, teniendo en cuenta algunas de las vivencias que he tenido durante mi vida como opositor y de la que no escapan dos años y medio, o sea 30 meses de prisión en las mazmorras del sistema castro comunista.

El significado que tiene en Cuba un preso político es algo grande y esperanzador, teniendo en cuenta que el resto de las personas los ven como la avanzada en la lucha que nuestro pueblo libra por conquistar la libertad y la democracia, así como para alcanzar el estado de derecho del que es merecedor nuestro pueblo. Por estas razones y por otras tantas es que, tanto la actitud, la conducta, así como la posición de principios de nuestros presos políticos debe ser intachable, no quiero decir que no lo sea, sólo digo que debe mantenerse de ese modo, más aun si tenemos en cuenta toda la propaganda negativa que se nos hace y que precisamente por esto es que nuestra actitud debe velar siempre por que ciertos patrones se cumplan, patrones éticos y morales con la firme resolución de que por esta vía estaríamos avanzando de manera segura hacia la libertad que nuestro pueblo añora desde hace medio siglo.

El tema escogido por mí, es el tema dos, o sea “El papel del presidio político cubano en la lucha actual”. Lo escogí porque lo creí importante, tomando en consideración el sexto aniversario del injusto encierro al que fueron sometidos muchos hijos dignos de esta tierra durante la primavera negra de 2003.

Si vamos a analizar cuál es el verdadero papel que ellos deben jugar en la lucha actual, ya lo decíamos, un papel de vanguardia, de guías de este proceso que estamos librando y en el que se ha depositado toda la confianza, no importando cuales sean las tendencias políticas o los métodos de hacer oposición siempre que sean pacíficos, si tales tendencias o métodos convergen en un solo objetivo que es el de devolverle al pueblo de Cuba su añorada libertad.

Nosotros debemos analizar, mis queridos hermanos, ante todo, cuál ha sido la posición que nuestros presos políticos han mantenido a lo largo de 50 años, y aprender de los errores cometidos, que no han sido pocos, pero también tendríamos que tomar en consideración la conducta seguida por ellos. Todos los que luchamos porque se respeten los derechos humanos, y somos partidarios de una política de tolerancia, sabemos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su Artículo número 13.2, nos dice que “toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país”. Esta garantía también está contenida en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su Articulo 22, y nosotros, como luchadores por los derechos de todas las personas, no nos oponemos a ello pero:

La ausencia de libertad política, de derecho a emitir la opinión política o reunirse con fines políticos sin correr el riesgo de ser encarcelado, en nuestro país se ha mitigado con la condición de que los disidentes puedan abandonar el país libremente.

La historia de las últimas décadas en nuestro país demuestra que esa libertad tampoco se ha respetado en la isla, y su restricción constituye una de las piezas claves para el mantenimiento del sistema comunista y dictatorial.

Todos sabemos y no es un secreto para nadie, que la emigración sólo ha servido como válvula de escape para disminuir la presión que sobre el sistema se va acumulando, también es sabido que en la mayoría de los casos no nos dejan otra alternativa y que las restricciones económicas se convierten en un enemigo más, pero es necesario tomar conciencia de esto y buscar alternativas posibles, pero hacia dentro, concentrando toda nuestra atención en lo que podemos hacer y no contemplando siquiera la salida del país como una solución inmediata, sino y en última instancia como la última alternativa a recurrir. Ese es el verdadero papel que a mi modo de ver debe jugar el presidio político, aunque el sacrificio sea mayor y mayores la consecuencias.

¿Por qué hago hincapiés en este problema de la emigración si lo que en realidad estamos analizando es el tema del presidio político? Precisamente porque éste es un tema que le hace daño no solo al presidio político como institución unitaria que es, sino a la oposición toda y constituye uno de los errores cometidos a lo largo de estos años

A mi paso por las prisiones pude ver con mis propios ojos como es que son visto los presos políticos por los demás presos comunes, el grado de admiración que sienten éstos por los políticos y el apoyo moral que en no muy pocas ocasiones les ofrecen, y estamos hablando aquí de personas que en la mayoría de los casos no cuentan con una moral alta antes la sociedad ni con los niveles de educación que se requieren. Estas personas con esos escasos niveles educacionales, son capaces de discernir sobre la verdadera valía de los representantes del presidio político, ¿que se puede esperar entonces de las personas de nuestro pueblo con niveles más altos de educación?

El pueblo cubano es una masa compacta e inseparable, tanto los hermanos del exilio como los que nos encontramos hoy en Cuba tenemos la responsabilidad de luchar juntos por el logro de nuestras metas. ¿Como alcanzar esto sin recurrir a los errores del pasado y a los que anteriormente de manera implícita hice referencias?

La historia de nuestro país ha estado caracterizada por la emigración debido a la presión que los distintos regímenes, en momentos diferentes de la historia, han ejercido sobre nuestros políticos, que se han visto obligados a emigrar y éstos a su vez han hecho lo que en su momento se ha esperado de ellos, o sea, que la emigración es y ha sido de una importancia incuestionable, pero el caso es que en estos instantes definitivos que vive la isla no debe continuar fortaleciéndose el exilio a costa de permitir que se debilite la oposición dentro de Cuba, y si vamos a analizar quienes son los únicos que se benefician con esto, todos sabemos muy bien quiénes son.

Cuando hablamos de presidio político no solo debemos referirnos a los patriotas que se encuentran tras las rejas, debemos referirnos también a aquéllos que se encuentran hoy con nosotros y que tienen muchas vivencias que contar por su paso por las prisiones cubanas para de esta forma ayudar a desenmascarar a la dictadura, revelando todas las injusticias que cometen de manera deliberada y todos los horrores que a lo largo de 50 años se ha tenido que vivir.

Cuando hablo de presidio político lo hago también refiriéndome a la oposición en su conjunto, ya que si hay un opositor en Cuba que no haya estado en las prisiones de los hermanos Castro, de seguro se puede decir que muy poco le queda, puesto que es ése el mayor riesgo que se corre cuando se está en contra de una dictadura como la cubana, y esto sin tener en cuenta que Cuba es una gran prisión, donde millones de cubanos no pueden expresarse ni actuar con libertad y que precisamente aquéllos que no apoyan al sistema de cierta forma se encuentran presos de esta absurda ideología, por lo que el presidio es mucho más grande de lo que imaginamos. Claro que está, es una forma de relacionar el problema pero válida, ya que estos opositores pasivos de cierta forma les hacen daño a la dictadura. Por lo que en la medida que demos el ejemplo, iremos sumando a los indecisos. He ahí otro aspecto de la labor que nuestro presidio político y la oposición en su conjunto deberán realizar en la etapa actual o sea, una labor proselitista, si es que se quiere crecer en número de adeptos a nuestra causa.

A modo de conclusión podemos decir que: 1- La emigración como alternativa debe cesar y el gobierno de los Estados Unidos debe jugar un papel primordial en este sentido regulando las visas, único modo de crear una oposición fuerte y con un verdadero programa político que no se resuma a la mera obtención de avales para alcanzar el anhelado sueño de la libertad en otro país que no sea el nuestro, dejando atrás a muchos hermanos bajo la más absoluta represión.

2- El presidio político, tanto el que está en la isla, así como el del exilio, que es uno e indivisible, debe trabajar unido y ser partes complementarias de un solo objetivo: liberar al pueblo de Cuba de la opresión y que lo único que los separe sea el peligroso estrecho de la Florida que, para dolor de los cubanos, tantas víctimas le ha cobrado ya a este pueblo.

3- Que se fortalezca cada día más el presidio político como institución reuniendo en su seno a todos aquellos que quieran sumarse, para juntos alcanzar la victoria.

4-Que se predique una política de amor y no de odio, y que nuestro propósito para el futuro inmediato sea el de unir a todo nuestro pueblo sin rencores ni ansias de venganza, ya que la solución está en unir y tolerar.

5-Que el presidio político tome como una tarea más, como decía anteriormente, la de dar a conocer los horrores que se viven y se han vivido en las prisiones cubanas a lo largo de estos 50 años, ya sea de manera oral o escrita, mediante el testimonio de sus protagonistas.

No quisiera que por alguna expresión inadecuada, mis palabras vayan a herir a alguien y menos a hermanos tan valiosos como los hermanos del exilio. Cuando toco un tema tan sensible como el de la emigración, lo hago convencido que en estos momentos nos hace más daño que nunca el emigrar como salida a nuestros problemas, cuando la verdadera solución está en ejercer más presión al régimen y porque ésta ha sido una de las debilidades de nuestro presidio político muy bien aprovechadas por la propaganda del gobierno para desvirtuar a la oposición y que ha sido objeto de criticas por parte de nuestro pueblo que en cierta medida ha creído en nosotros .
Algunas de las manifestaciones populares, cuando un ex preso político emigra, es precisamente “Logró lo que quería”. El pueblo no es capaz de comprender que al igual que ellos, somos seres humanos, con la agravante de que corremos el riesgo de ir de un momento a otro a prisión por nuestra oposición al régimen, pero he aquí el gran sacrificio que nos espera por delante y que ustedes y nosotros sabremos enfrentar como hijos dignos de este aguerrido pueblo.

VIVA LA LIBERTAD, VIVA LA DEMOCRACIA

VIVA CUBA LIBRE.

1 comentario:

Al Godar dijo...

Incluyo tu blog en mi lista de Blogs Sobre CubaSaludos,
Al Godar

Locations of visitors to this page